Su acción es térmica y produce una fotocoagulación en los tejidos oculares sobre los que actúa, por esta razón la  principal indicación de este láser se centra en la retina, aunque fuera de esta zona se han buscado otras con poco éxito:

  • Tratamiento distiquiasis recidivante.
  • Tratamiento pterigion.
  • Tratamiento neovasos y tumores melánicos en córnea.